Por primera vez cosechan trufa negra en Jaén

Tras 10 años de trabajo intenso y dedicado, en la localidad de Torres, en Jaén, se consiguió la primera cosecha de trufa negra. Los cultivos estuvieron a cargo de David e Ildefonso Pérez, quienes lograron producir dos kilos del inigualable y exclusivo alimento. Este tipo de hongo certificado fue conocido este mes por restauradores de OleotourJaén y Degusta Jaén.

Los cultivos se realizaron en una vieja plantación de cerezos ecológicos de la zona. El equipo sintió que poseían la los conocimientos necesarios para poner en marcha la actividad, pues ya tenían experiencia observando las técnicas en otras áreas españolas como Teruel. Al comprobar los terrenos disponibles, se percataron que cumplían con la mayoría de los requisitos para que la cosecha prosperara.

Se trata de un cultivo muy complejo, explicó Ildefonso Pérez. Son muchas las complicaciones de producirlo, además de requerir una gran inversión monetaria mientras se espera a que de resultados. La trufa negra es un alimento muy natural y en que prácticamente no se interviene en el proceso, sino que es consecuencia de las condiciones ambientales.

Foto: Pixabay.com

La satisfacción de los agricultores involucrados es alta. Es la primera cosecha de trufa negra certificada que cosechan tras largo tiempo y que llegó a una importante cantidad de dos kilogramos. «Este año esperamos que se pueda duplicar», señaló Ildefonso.

Las trufas fueron presentadas a los chefs de la zona. A la actividad acudió Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén y Pedro Bruno, diputado de Agricultura, Ganadería, Medio Ambiente y Cambio Climático. «Creemos que es importante que nuestros restauradores conozcan este producto delicatessen que sale del Parque Natural de Sierra Mágina y puedan sumarlo a su carta, en la que apuestan por la calidad con productos de nuestra tierra», apuntó Reyes.

La trufa negra se suma a otros productos que se cultivan en la provincia. Entre ellas se encuentran el pistacho,  la patata en Santiago-Pontones, las brevas de Jimena y las cerezas de Torres y Castillo de Locubín. “Las trufas son un ejemplo más de la diversificación agraria en la provincia», destacó Reyes.

Por su parte, empresas como Enguix apoyan con una maquinaria agrícola óptima el desarrollo y trabajo en el campo. Estos fabricantes de trituradoras y rotocultivadores, ofrecen en su catálogo un amplio stock. Desde 1959 van de la mano con las innovaciones y evolución de los alimentos españoles.