Skip to main content

Durante el primer mes de la campaña de aceite de oliva en España, este tuvo una caída de 37,36%. La cifra corresponde a octubre y la disminución se basa en lo comercializado esa misma fecha  pero en 2022. Es decir, en esta temporada se vendieron 18,54 millones de litros, según informó la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac).

La patronal detalló que  se colocaron en el mercado 52,32 millones de litros de aceite. De esa totalidad, 31,58 millones son de aceites vegetales y 2,19 millones son de aceite de orujo.  Para el aceite de oliva virgen extra la reducción en las ventas en comparación con el año pasado fue de 37,13%, pues este octubre de 2023 sumó 7,10 millones de litros.

Foto: Pixabay.com

Por su parte, el aceite de oliva suave fue el que tuvo la mayor disminución. Se comercializaron 6,47 millones de litros, lo que representa un descenso de 50,83% en relación a octubre de 2022. También experimentaron descensos el aceite de oliva intenso, con una colocación de 2,61 millones de litros que representan un 14,67 % menos y el oliva virgen que sumó 2,35 millones de litros para una caída de 13,14 %.

Anierac explicó que en ventas acumuladas el  aceite de oliva sufrió una descenso de 18,3%. Aquí se comparan los primeros 10 meses del año con el mismo lapso de 2022. El producto suma entonces para 2023  unos 213,34 millones de litros. “De esa cantidad, 89,17 millones de litros fueron de virgen extra (-17,67 %); 70,43 millones, de “suave” (-26,40 %); 28,39 millones, de “intenso” (-17,61 %); y 25,34 millones, de “virgen” (+11,80 %)”, señala el informe de la asociación. “En los diez primeros meses del año se han comercializado 533,81 millones de litros de aceites, lo que representa una reducción del 3,7 % respecto al mismo periodo de 2022”, totalizó la patronal.