La UE acuerda una posición común frente a la deforestación en países no miembros

Deforestación. La lucha de la Unión Europea (UE) por mermar el impacto negativo ambiental va más allá de sus fronteras. Recientemente los países miembros fijaron una postura común frente a la deforestación. Esta servirá para negociar ante del Parlamento Europeo una norma que evita que el consumo de productos que importa Europa genera la tala indiscriminada.

Madera, carne, cacao, café, aceite de palma y soja son comprados en Europa a países que no son miembros de la UE. Las naciones productoras están en la mira medioambientalista. Es por ello que la norma propuesta por la UE exige “la diligencia debida” a los proveedores. Es decir, que para que Europa les compre (los seis productos y derivados) tendrán que “obtener y reportar las coordenadas geográficas del lugar de origen para garantizar que su explotación no erradica masas forestales”.

Las negociaciones sobre la posición del bloque se efectuaron en Luxemburgo.  Allí los ministros de Medioambiente acordaron su postura que afectaría principalmente a cinco países. Estas naciones se consideran de “alto riesgo” según la clasificación que se hace a los productores. En este caso se encuentran Gana, Argentina, Indonesia, Brasil y Vietnam.

Leer más