Se suspenden aranceles para amoniaco anhidro y fertilizantes de urea

La comunidad agrícola esperaba por esta decisión. Es por ello que el sector ha tomado con entusiasmo la medida de la Comisión Europea (CE) de suspender los aranceles para el amoniaco anhidro y fertilizantes de urea. Estos son los más empleados por los agricultores en sus cultivos.

La suspensión de los aranceles significa un alivio económico para los productores rurales europeos. Desde 2021 los precios de los fertilizantes nitrogenados subieron considerablemente. Entre las razones están la desigualdad entre la demanda y la oferta mundial de estos productos. A ello se sumó el conflicto entre Rusia y Ucrania.

“La guerra rusa en Ucrania ha generado más tensiones en el mercado, ya que Rusia, Bielorrusia y Ucrania son los principales exportadores mundiales de fertilizantes minerales, y representan el 43% de las importaciones de fertilizantes minerales de la UE”, explicó la organización agrícola  Copa-Cogeca. El grupo también señaló que espera que la medida se extienda a otros fertilizantes que los agricultores emplean de manera directa.

Foto: Pexels.com

El sector agrario considera que la CE va por el camino correcto. En este sentido, Copa-Cogeca aguarda a que pronto puedan celebrar otra eliminación arancelaria. Abogan para que se aplique  a el NPK (nitrógeno, fósforo, potasio), el UAN (urea nitrato de amonio), el MAP (fosfato monoamónico) y al DAP (fosfato diamónico).

Otro clamor del sector agrícola europeo es que se tomen acciones antidumping. Esta serían para las importaciones de solución urea-nitrato de amonio (UAN)  proveniente de Estados Unidos y de Trinidad y Tobago. En este sentido, las organizaciones manifestaron en un comunicado que “solo una medida con tal grado de ambición podrá dinamizar esos mercados y hacer bajar los precios que pagan los agricultores a largo plazo”.

A juicio de Copa y Cogeca la comunidad agraria europea es la que más sufre el riesgo de un disparo en los precios. Igualmente, podrían enfrentar una escasez de los químicos que mermaría la rentabilidad económica y la producción de alimentos. “Ya estamos preocupados por las demoras para la nueva campaña”, afirmaron.