Europa tendrá peras y manzanas más pequeñas por el calor

Peras y manzanas más pequeñas. El sector asegura que la calidad de las frutas es la misma. Sin embargo, esta temporada las peras y manzanas europeas serán de menor calibre. Así lo ha expresado el Comité de manzana y pera de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas, Fepex.

En las zonas donde se produce fruta de pepita se experimentó un calor extremo durante el verano. La situación afectó a toda Europa y es por ello que se espera un menor tamaño (ligeramente) en los frutos. A esto se suma que no se vislumbra un pronto cese de las altas temperaturas. “Lo más seguro es que en los próximos días el calor provocará una actualización a la baja de los kilos de fruta de pepita previstos para esta campaña”, señaló Fepex.

Joan Serentill, presidente del Comité, destacó que aunque el calibre sea por debajo de la media, las peras y manzanas cumplirán con la calidad que se exige normalmente. Es por ello que pidió que en esta campaña se haga una revisión. “Los compradores de las cadenas deberían revisar los calibres que nos piden por defecto”, indicó el titular en un comunicado de prensa.

Foto: Pixabay.com

Para Serentill las dimensiones de la fruta que prefiere el consumidor europeo es parte de una tradición. Explicó que en España los consumidores prefieren las más grandes. Sin embargo, en otros países de Europa “se venden más los calibres más justos”.

El directivo de la Fepex cree que los compradores entenderán la situación actual. “Estamos plenamente seguros de que el consumidor entiende que la fruta es un producto 100% natural que crece a merced de la naturaleza y sabrá valorar la calidad de nuestra fruta, aunque este año sea un poco más pequeña”, dijo Serentill.

En el comunicado Fepex explicó la razón de la disminución del tamaño de las frutas de pepita. “En situaciones de estrés ya sea hídrico (falta de agua) o por temperaturas extremas (frío o calor) el árbol ralentiza su crecimiento y prima la supervivencia por delante del crecimiento del fruto. Por  ello,  el calor extremo de este verano ha provocado que los árboles den fruta más pequeña en toda Europa”.