Skip to main content

La medida ha estado vigente desde 2022 y una vez más el Gobierno la ha prorrogado. Se trata del Real Decreto-ley que permite a los regantes poder realizar cambios en la potencia eléctrica contratada en un plazo inferior a 12 meses. Esto les ayuda a adaptar la potencia que necesitan para sus explotaciones agrícolas sin coste adicional.

La extensión de la medida fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 27 de junio. La flexibilización en el contrato de suministro eléctrico es parte de las acciones económicas gubernamentales que buscan mitigar las consecuencias de los conflictos en Oriente Próximo y de Ucrania. En el reciente decreto también se aprobaron otras acciones fiscales, energéticas y sociales. La ampliación se halla en el artículo 22 y es importante para que los regantes puedan adaptar su patrón de consumo estacional sin pagos adicionales.

Foto: Pixabay.com

En su portal web, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) señala que la Administración General del Estado es la que carga con los costes de los cambios. Esto reduce los gastos eléctricos de los productores de regadío. “Los regadíos representan en España el 22,1 % de la superficie agraria útil (SAU), algo más de 3,7 millones de hectáreas, según los últimos datos de la Encuesta sobre Superficie y Rendimientos de Cultivo (ESYRCE) 2023”, explicó el MAPA.

En la publicación del BOE también se recogen otras medidas. Entre ellas está “1 la prórroga del IVA al 0 %, hasta el 30 de septiembre, de los alimentos básicos: leche, pan, harinas, frutas, verduras hortalizas, legumbres, cereales, quesos y huevos, a los que se suma también el aceite de oliva. Del 1 de octubre hasta el 31 de diciembre, el IVA de esos productos pasará al 2 %. Asimismo, el resto de aceites de semillas y las pastas alimenticias mantendrán el IVA al 5 % hasta que finalice septiembre, y a partir de octubre se situará en el 7,5 %”, reseñó el ministerio de Agricultura.