La Agricultura de Conservación hace frente a la emergencia climática

Recientemente se publicó un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Confirman la gran influencia de los humanos en el cambio climático. El alza de las temperaturas no cederá en los próximos años a menos que se tomen medidas paliativas y sostenidas. La llamada Agricultura de Conservación es una de ellas.

Además de disminuir las emisiones de gases, como se estableció en el Acuerdo de Paris, la otra acción es capturar el dióxido de carbono de la atmosfera mediante sumideros. Los suelos son los sumideros más importantes del planeta y en ellos la agricultura juega un rol fundamental.

Ya hay ejemplos de lo que consigue la Agricultura de Conservación en España. Proyectos LIFE (Agricarbon, Climagri, Agromitiga) han mostrado resultados satisfactorios. Para ello se recomienda parar con el laboreo para dejar los suelos cubiertos de cultivos herbáceos. Además, se plantea el fomento del empleo de “cubiertas vegetales entre hileras de árboles en cultivos leñosos”.

Leer más

Los mejores suelos para la siembra de tubérculos

Cada cultivo es distinto, es por ello que sus requerimientos para desarrollarse tienen características especiales. Los tubérculos poseen un alto contenido de almidón, lo que le aporta mucha energía a la planta. Para cosecharlos es necesario tener las condiciones ambientales óptimas. Esto incluye suelo, clima y cuidados.

Entre los principales alimentos del grupo están las patatas (papas), los boniatos (batatas, camotes), el ñame y la oca. Para cultivar estos productos se requiere de una buena tierra, la cual debe estar suelta y con niveles elevados de materia orgánica.

Casi todos los tipos de suelo pueden adecuarse para que se siembren los tubérculos, pues se pueden dar en multiplicidad de lugares. Sin embargo, no prospera su cultivo en suelos arcillosos. Esta clase de tierra hace que se retenga el agua y entre las consecuencias está que el vegetal se pudra o que sufra de enfermedades.

Leer más

La importancia de los rotocultivadores en el campo

Las máquinas que se utilizan en el campo facilitan el trabajo agrícola  y hacen que la rentabilidad sea superior. Entre estos importantes equipos de trabajo se encuentran los rotocultivadores. Estas herramientas sirven para dar profundidad y descompactar los terrenos antes de sembrar.

Un rotocultivador es ideal para ejecuciones pesadas de arado y rastrillo. Con él se prepara la superficie para nuevas cosechas o para darle mejores condiciones a los sembradíos que ya existen. La empresa española Enguix es experta en la fabricación de rotocultivadores de elevada calidad. Igualmente de trituradoras que son clave dentro de la maquinaria agrícola. En su catálogo de productos hallará una gran variedad.

Leer más

El ABC de las máquinas de laboreo primario

Cuando se habla de laboreo primario, se refiere a todas esas herramientas y técnicas que se emplean para trabajar de manera profunda en el suelo. Esto ocurre en la preparación previa de la superficie en la que se cultivará. Cada productor tienen sus preferencias, pero existen pasos básicos y maquinaría agrícola específica para ello.

De las máquinas que se utilizan en el laboreo primario, estas podrían dividirse en dos renglones: las que realizan tracción y las que no. En el primer grupo están los que ejecutan el volteo del suelo y en el segundo los cultivadores pesados. Se le llama trabajo profundo porque se debe obtener una profundidad adecuada para la raíz del vegetal que se cultivará.

Leer más

Conoce las ventajas de los fertilizantes orgánicos

No solo se trata de ser amables con el planeta, apostar por los fertilizantes orgánicos tiene sus ventajas. Cada vez son más los trabajadores del campo que se suman a esta práctica, o la mezclan con la fertilización química. Elevar la productividad y calidad de las cosechas es el principal objetivo de preparar adecuadamente la tierra.

Primero que todo se define como fertilizante orgánico aquel que es completamente natural. Se forma cuando se descomponen y mineralizan materia orgánica vegetal (compost) como hojas, frutos o tallos y animal (pelos, huesos, plumas, sangre). En este material convergen ácidos, microorganismos, azúcares, fúlvicos y aminoácidos nutritivos para los suelos.

A diferencia de los fertilizantes de origen químico, los orgánicos elevan la propiedad de retener humedad en la tierra. Esto ocurre por su acción en la estructura, la densidad y la porosidad del suelo. También, se forman complejos como los fúlvicos y ácidos húmicos con los nutrimentos. Estos son aprovechados más fácilmente por las plantas.

Leer más