Créditos, descuentos y ayudas para enfrentar la sequía en España

La reciente aprobación del Real  Decreto de Ley para hacer frente a la sequía en España aborda varias áreas estratégicas. Son seis los ministerios que están involucrados y la inversión se ubica en los 450 millones de euros.  Las ayudas implican las áreas fiscales, financieras, laborales e hidráulicas.

Estas medidas urgentes buscan fortalecer al sector ganadero y agrícola tan afectado por la escasez de agua.  “Desde el inicio del año hidrológico, en octubre de 2021, el valor medio nacional de las precipitaciones ha sido un 41,1 % inferior al valor normal, y la reserva hidráulica nacional, a 15 de marzo, se situaba en un 40,7 % de la capacidad de embalse total, 12 puntos por debajo de la media de los últimos cinco años. Además a lo largo del año 2021 las explotaciones agrarias han tenido que afrontar un incremento de los constes de producción, debido al encarecimiento de los precios de las materias primas y de la energía”, señala una nota publicada en el portal del MAPA.

En el paquete de medidas frente a la sequía destacan las económicas y fiscales. Una reducción impositiva de 20% significa un alivia para el sector. Será un 20% menos “del rendimiento neto para las actividades agrícolas y ganaderas que tributan en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por el método de Estimación Objetiva (módulos)”. Se calcula que unos 918 mil ganaderos y agricultores se beneficien.

Leer más

Los sembradíos españoles necesitan mucha más agua que hace un siglo

La agricultura española está más sedienta que hace un siglo. Al menos, así lo señala un estudio publicado en la revista “Science of the Total Environment”. El trabajo indicó que de 1922 a 2016 la necesidad hídrica de la actividad agraria en el país ibérico se elevó un 21%. Las razones del incremento serían la industrialización y el cambio climático.

La investigación fue realizada por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Específicamente, científicos de la Escuela Técnica superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (Etsiaab) estuvieron a cargo de las mediciones. Para ello emplearon un indicativo llamado “agua violeta”, que cuantifica el estrés hídrico.

Eduardo Aguilera, uno de los investigadores de Etsiaab, señaló que en los últimos años aumentó la preocupación por el impacto que causa y causará a futuro los cambios del clima al campo. “Uno de los principales puntos calientes el consumo de agua y su creciente escasez, que, según las previsiones, afectará especialmente a la cuenca del Mediterráneo. Consecuentemente, está creciendo el interés científico tanto a nivel nacional como internacional sobre la huella hídrica del sector agrario”, dijo Aguilera.

Leer más