Socimis agrícolas, un modelo que beneficiaría al sector

En los últimos 10 años las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (Socimis) han sido una herramienta exitosa en el sector inmobiliario urbano. La forma en que está estructurado el sistema cuenta con un régimen fiscal favorable, lo que atrae la participación de grandes y pequeños  inversores. El objetivo de Socimis es principalmente comprar, promocionar y rehabilitar activos en el sector urbano para luego ser arrendados.

Armanext,  asesores de Pymes y Socimis en EURONEXT, sugieren llevar el éxito de Socimis al área agrícola. Proponen al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y al de Hacienda modificar con un decreto el artículo 2 de la Ley 11/2009 que regula las actividades de las Socimis en el sector inmobiliario. De este modo permitir a las sociedades invertir tanto en tierras  como bienes inmuebles pertenecientes al sector agrario.

El presidente de Armanext, Antonio Fernández, cree que la medida ayudará a mantener la población de la denominada España vaciada. Considera que el sector agrícola necesita inversión,  ya que se ha visto afectado desde la pandemia de 2020 y recientemente con la guerra de Ucrania. Las Socimis agrarias representarían un cambio en el modelo productivo agroalimentario, potenciando su desarrollo sostenible y realizando un proceso de reequilibrio regional.

Leer más

Renovación generacional, el reto de los agricultores europeos

Renovación generacional. Es cierto, hubo un avance. Sin embargo, aún son mucho más las personas mayores que están al frente de la agricultura europea y no los jóvenes. Un estudio efectuado en 2016 señaló que de cuatro titulares de explotación solo uno es menor de 40 años, los otros tres tienen más de 65. Al parecer, las políticas de la comunidad siguen sin ser suficientes.

La Comisión Europea (CE) publicó recientemente  las conclusiones de la «Evaluación del impacto de la PAC en el relevo generacional, el desarrollo local y el empleo en las zonas rurales». En el informe se habla sobre lo positiva que ha sido la Política Agraria Común (PAC) y sus limitaciones. El impacto es bueno en términos generales. Pero, las deficiencias son más notorias en las localidades en las que hay carencias de servicios básicos o de infraestructura.

Entre las medidas de la PAC está el apoyo para que los jóvenes agricultores tengan una economía sostenible. Aunque estas ayudas son importantes, no logran romper las barreras principales, como lo son más acceso al capital y a la tierra. No hay un aprovechamiento total de las potencialidades de la juventud. Por sí sola, la PAC  no es capaz de garantizar la renovación generacional en Europa.

Leer más