Producen bioplásticos con restos y piel de tomate

Bioplásticos. Cada vez más las industrias se interesan en disminuir su impacto negativo en el ambiente. Es por ello que diversos laboratorios trabajan en conseguir alternativas ecológicas a los problemas que ocasiona la acción del hombre en el planeta. Científicos del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea “La Mayora” (IHSM), han dado un paso importante en este sentido.

Los investigadores españoles han creado bioplásticos con la piel y restos de tomates. El material se descompone en el mar luego de un mes y posee propiedades parecidas a los envases comerciales. De esta manera se generaría una alternativa eficaz para sustituir los plásticos que se derivan del petróleo y que tardan hasta 450 años en degradarse en el océano.

José Alejandro Heredia, investigador del IHSM, realiza trabajos con celulosa para conseguir un bioplástico perfecto. Explicó que “de las hojas, los tallos y de la piel de los tomates que se desechan en la industria conservera tras hacer salsa de tomate o kétchup, se extrae la celulosa de forma purificada. A través de ésta, se crea una película o papel film robusto y transparente con múltiples aplicaciones”.

Leer más