Mandarinas valencianas se dejan de vender

La llegada de mandarinas extranjeras a Europa perjudicó la producción española

El mal pronóstico se cumplió. La entrada a Europa de una gran cantidad de mandarinas de otras latitudes perjudicó la producción local española. Específicamente la fruta de Valencia dejó de ser comprada. Y ahora será mucha la que se pierda en los campos, según lo denunciado por asociados de LA UNIÓ de Llauradors. Los fruticultores ya habían advertido las consecuencias del pacto entre la Unión Europea (UE) y Sudáfrica, el principal país que acapara el mercado de cítricos europeo.

Aunque dentro de España no han habido cambios considerables en la comercialización de mandarinas valencianas, en otras naciones donde comúnmente se vendía el producto sí. Incluso el impacto general de la exportación de frutas cayó. En 2015 el índice de crecimiento era de 14% y en 2017 apenas se situó en 1%. Claro, además de los nuevos competidores, existen otros factores, como las plagas y condiciones climáticas. Leer más