Un jarabe de miel muestra su efectividad para eliminar a las avispas velutinas

Miel, vinagre y alcohol. Una solución contra las avispas velutinas

Pocas veces se hallan en el mercado remedios infalibles contra enfermedades o plagas que afectan los cultivos. Sin embargo, hay una receta que se ha hecho famosa en el ciberespacio y que al perecer ofrece resultados excelentes. Se trata de una mezcla a base de miel, alcohol y vinagre que ha demostrado su efectividad para combatir avispas velutinas. Es tanta la popularidad del jarabe, que poco más de dos millones de personas han buscado datos sobre su elaboración por Internet.

La Asociación Gallega de empresas de la lucha Contra las Plagas (AGACPRA) tampoco ha dejado pasar el asunto por debajo de la mesa. Recientemente otorgó un premio especial a Lolo Andrade, un funcionario de Protección Civil de la región, que es el inventor del antídoto.

Y no es para menos. Los productores de miel que han probado el producto, han dejado comentarios muy positivos en la plataforma de vídeos donde Andrade explica las bondades de su creación. Además, su labor se ha expandido y ahora realiza charlas, con cientos de asistentes, por toda España.

Un remedio barato y eficaz

La fórmula aminora los males causados por estas avispas cuando invaden las colmenas, pues las elimina de tajo y sin daños colaterales. Los ingredientes son sencillos y fáciles de conseguir, pues se encuentran en cualquier despensa de casa. Basta con juntar 1 litro de miel, 1 litro de agua, unas cucharadas de vinagre y un poco de licor (ron, vermú, ginebra o caña blanca), para tener lista la salvación del cultivo.

Entre las acotaciones que hace Andrade, destaca que no se puede emplear el alcohol farmacológico, ya que contiene aditivos que atenúan el olor, cosa que no ocurre con los que son aptos para el consumo humano. Este aroma, combinado con el de la miel, atrae a los insectos hacia los frascos de cristal en los que se introduce el néctar.

En un acto celebrado recientemente en Compostela, el galardonado se mostró orgulloso de servir a los apicultores y a la comunidad en general con su remedio, pero admitió que no es suficiente para erradicar la plaga de los cultivos. Es por ello que institutos universitarios gallegos trabajan a fondo en el análisis del ADN de este tipo de animales.

Igualmente, ejecutan un trabajo preventivo gracias a la ayuda de herramientas informáticas, que les permiten determinar cuándo y dónde se asentarán las reinas durante la estación primaveral. Teniendo a la mano esta información, pueden destruirlas antes de que construyan su avispero.

Aliado de los cultivos

El combate biológico está adelantado, aseveró Andrade, y dijo estar contento por poder colaborar con un método que puede aplicarse de inmediato para paliar la situación. Casero y a bajo costo, su producto es eficaz. Si se aprende a colocar los cebos en los lugares indicados, un avispero puede quedar completamente vacío en apenas una mañana.

Las velutinas se ven atraídas por lo dulce. Se introducen en los panales, y hasta devoran los cultivos de frutas como arándanos y uvas. Es por ello que los botes de vidrio propuestos por Andrade han funcionado.

Las avispas que salen a buscar el azúcar entran a los frascos y se ven imposibilitadas de salir. Quedan atrapadas y, en poco tiempo, los recipientes están llenos de estos insectos. Diez minutos pueden ser suficientes para eliminar los ejemplares cazados y usar el envase nuevamente.