Plantean una reducción de hasta 5% en el presupuesto destinado a la agricultura

La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sigue generando consecuencias. En un documento presentado en la Eurocámara, la Comisión Europea (CE) dio a conocer sus propuestas para el presupuesto que abarca el lapso entre 2021 y 2027. Lo más resaltante fue una reducción de hasta 5% en el capital destinado a la agricultura.

Específicamente, el borrador presentado indica una baja de recursos de 7% a “Fondos Estructurales y de Cohesión” (FEC) y 5% menos para Política Agraria Común (PAC). Dentro de la medida sobre la PAC se plantea una desmejora de 4% en pagos directos, la acción más relevante dentro de los fondos.

Bruselas no considera que el planteamiento sea tan grave para el sector. La acción es compensada con el brexit. Antes el capital dispuesto para los 28 Estados miembros era de 1,03 del Producto Interno Bruto (PIB). Ahora son 27 países los beneficiados y la cifra se ubica en 1,11 del PIB conjunto.

Justificación para la reducción de los fondos de agricultura

Las prioridades han cambiado y la realidad “postbrexit” es otra. Directivos del CE explican que además de ocupar el vacío, se deben destinar más recursos a áreas como seguridad, defensa contra el terrorismo e inmigración. Que el Reino Unido se fuera, implica hasta unos 15 mil millones de euros menos.

Es así como se prevé destinar hasta 33 mil millones de euros a proteger fronteras, activar asilos y programas para inmigrantes. El monto indica un alza de 40% en materia de seguridad. También se propone la creación de una partida para defensa de 13 mil millones. Además, investigaciones y tecnología sumarían una buena tajada.

A pesar de los ajustes del total del presupuesto, las áreas de cohesión y agricultura reciben un 65% de los recursos. Con precisión, el documento adjudica para el periodo de siete años 365 mil millones de euros para la PAC, 273 mil millones para FEC y 101 mil millones irían al Fondo Social Europeo (FSE).

Debate en puertas

Aunque la CE defiende lo señalado en su borrador presupuestario, se vislumbra un debate al respecto en la Eurocámara. La luz verde tiene que darse de forma unánime por la UE, y contar con la venia del parlamento. Ya se han establecido posiciones encontradas al respecto.

Por ejemplo, Holanda calificó de “inaceptable” el presupuesto general de 1,28 billones de euros, pues a su juicio debe ser menor, ante una UE reducida. Similar juicio tienen Austria y los Países Bajos, que abogan por la austeridad. Mientras, España, Alemania y Francia manifestaron su solidaridad con la propuesta señalada.