La UE busca poner fin al auge de intoxicaciones por alimentos

Se llama campilobacteriosis y es una intoxicación que se produce al comer ciertos alimentos, especialmente pollo beneficiado, donde se aloja la bacteria campylobacter, causante de la infección. Esta patología se detecta con frecuencia en los países de la Unión Europea (UE), y es por ello que el órgano decidió tomar medidas contundentes-este 2018-para frenar la situación.

La UE comenzó por emitir una norma que exige un análisis a las aves de engorde que se comercializan en las naciones que integran la comunidad. La acción busca frenar los constantes contagios. En España, la media es de 40 afectados por día.

Registros sanitarios demuestran que anualmente unas 230 mil personas de la UE presentan síntomas como diarrea y malestar estomacal, ocasionados por la mencionada enfermedad. Es decir, la incidencia es alta, según explica un informe del Reglamento de la Comisión Europea con el que se admitió la regla. Sólo en España, la cifra de afectados cerró en 14.856 el año pasado.

Los empresarios del ramo tuvieron unos cuatro meses para adecuar sus sistemas a los requerimientos que ahora están obligados a cumplir, pues en agosto de 2017 fueron advertidos.

Pruebas exhaustivas a los alimentos

Los laboratorios están trabajando en la aplicación de la normativa. Sólo en España casi 15 mil análisis resultaron positivos para la bacteria y esperan que se lleven más muestras, las cuales tendrán que analizarse de forma más específica, pues prevén hacer un conteo sobre el número de patógenos presentes en los despieces y canales.

Y es que hay una cantidad contemplada en los requerimientos de la UE (1.000 UFC por gramo), por lo que es imperioso conocer cuándo hay un exceso de la bacteria. Para ello se crearon valores referenciales a los que hay que acogerse.

Atención puesta en los empaques

Con este reglamento también se busca que las industrias apliquen las nuevas tecnologías para conservar y envasar el pollo, una vez que sale de los mataderos.

Sobre este asunto ya existen centros laborando, como el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística, que elaboró un proyecto de envasado que ataca y previene la contaminación del alimento.

El empaque ideado se denominó “Chickenpack”, y ya se han realizado experimentos con resultados positivos, por lo que esperan que muy pronto esté al alcance de los industriales.