Europa tiene una aliada en la conservación de su ecosistema: la PAC

La importancia que tienen los bosques para el planeta no se pone en duda. Estos espacios que son prácticamente el pulmón del mundo, son esenciales para la supervivencia de los seres vivos. Sólo en Europa, los bosques ocupan el 40% de la superficie del continente, y son muchas las acciones que diversos organismos realizan para su conservación, especialmente tras los numerosos incendios forestales que han menoscabado su permanencia.

El año pasado, los sitios más afectados fueron Portugal, Italia y España, con casi un millón de hectáreas calcinadas. Hoy en día es vital mantener el equilibrio entre los bosques y los beneficios que éstos generan a la humanidad, pues de ellos se obtienen recursos como madera, combustible, aire puro, turismo y más.

Fijan partida para cuidar el ecosistema

Los bosques de los países que integran a la Unión Europea, representan un 5% de la totalidad mundial. Abarcan unas 160 millones de hectáreas, y aunque la mayoría de ellos están privatizados (60%), siguen amenazados por el hombre y el cambio climático. La necesidad de cuidarlos es grande, y la Política Agrícola Común (PAC) promete apoyar en ello.

La PAC juega un rol determinante en la administración de los recursos que apoyan los programas “eco-sostenibles”. Sus aportes económicos han dejado consecuencias positivas, aunque todos sabemos que no es suficiente. Por ello, la inversión pública dispuso una partida para la temporada 2014-2020, de 1.700 millones de euros para la prevención de incendios, y otra de 700 millones para reforestar áreas afectadas y vírgenes.

Cumplir las normas

Las normas y políticas para el resguardo de los bosques instan a cumplir las restricciones sobre áreas especialmente protegidas, como las amparadas por la Red Natura 2000 de la Unión Europea (UE). No obstante, continúa siendo imperativa una gestión que abogue por el cuidado de las especies, el ecosistema y la biodiversidad, en general. Con las medidas idóneas, se producirá por añadidura el beneficio humano. Educación, promoción y aportes económicos son claves en el proceso. 

Es por esto que la PAC se prepara para contribuir de forma relevante, respaldando a las empresas rurales con financiamientos y orientaciones en pro del desarrollo sustentable de los bosques de la UE.