Las naranjas y mandarinas de Valencia se venden ahora por Internet

En Valencia las naranjas y mandarinas llegan al cliente por correo

Para muchos, asistir a un mercadillo y escoger las frutas y verduras frescas para preparar la comida, es un placer. Tomarse el tiempo para examinar la pieza, olerla y tocarla para corroborar su perfección, les genera satisfacción. Es como hacer parte del cultivo y recolección.

Sin embargo, los tiempos cambian y las necesidades también. La tecnología y los avances en medios de transporte han facilitado el proceso para que esos alimentos que se obtienen en el campo, lleguen a más clientes, por diferentes vías.

Un ejemplo palpable es lo que se está haciendo en Valencia, España. El servicio de Correos activó un plan de entrega especial que beneficia a quienes se dedican a la siembra de naranjas y mandarinas y, por supuesto, a los compradores.

Del cultivo a las casas a través del correo

Las frutas se comercializan por Internet y los paquetes “viajan” a su destino gracias a este innovador servicio. Los más favorecidos son los productores de las comarcas de La Ribera y La Safor.

Para acogerse al sistema de encomiendas, la compañía de Correos ha adecuado su metodología de trabajo a las especificaciones requeridas para la repartición de cítricos. El peso y las tarifas de cobro, por ejemplo, han sido reformuladas según los pedidos que se hacen en línea.

El cliente, por su parte, tiene la opción de escoger el sitio a donde quiere recibir la mercancía. Puede ser en su vivienda o en las oficinas de paquetería de la empresa.

Las entregas se hacen con la inmediatez y efectividad necesarias, para que las frutas lleguen en perfecto estado.

Facilidades para todos

A los agricultores les ha caído de perlas esta medida. Correos ha desplegado un equipo que se dedica a recoger los insumos en sus domicilios.

La actividad cuenta con una campaña de promoción que coincide con la temporada de cosecha de mandarinas y naranjas valencianas, es decir entre octubre y noviembre.

La estrategia de ventas tiene otras ventajas. Los comerciantes obtienen más ganancias vendiendo sus cítricos mediante la web, que en cualquier otro punto. Esto se debe a que se eliminan intermediarios y el costo-valor de la mercancía es más favorable. El trato básicamente se hace entre el responsable del cultivo y el cliente.

Es por ello que muchos agricultores valencianos se han sumado a esta iniciativa y han dado paso a las nuevas tecnologías para mercadear en la red. Las ofertas no paran y, al parecer, la nueva metodología llegó para quedarse.

Un servicio con muchas ventajas

Como si fuera poco, el servicio de Correos presta asesoría y facilidades a los trabajadores del campo sobre el negocio virtual.

A través de una plataforma llamada Comandia, les ofrecen crear su propio portal de comercialización para las frutas. Allí pueden hacer transacciones directas y mediciones sobre el posicionamiento del mercado en otros sitios similares.