El aceite de oliva español se posiciona internacionalmente

Mientras los españoles consumen cada vez más aceite de girasol, la comercialización del aceite de oliva fuera del país ibérico no ha mermado. Al contrario, es exportado y muy bien recibido en otras latitudes.  Internacionalmente, el producto ha establecido récords de venta. Sólo entre octubre de 2016 y septiembre de 2017, empresarios del ramo obtuvieron una bicoca de 600 millones de euros, y el volumen también superó las expectativas.

Al parecer, las ganancias del llamado “oro líquido” continuarán en alza, gracias a la aceptación que ha tenido en países como Brasil, Australia, Italia y Japón, donde se incrementaron las exportaciones.

Campaña promocional para el aceite de oliva

Conscientes de la importancia económica que tiene el aceite de oliva, el gobierno de España ha establecido ciertos incentivos para motivar a los productores de aceitunas, pues la sequía que se vive en las zonas agrícolas no brindan un buen panorama. Esto sumado a las preferencias actuales del mercado interno, ha hecho que el producto no se afiance tanto como se quisiera.

Entre las campañas de promoción gubernamental se encuentra el galardón que anualmente es entregado por el Ministerio de Agricultura al “Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra” y el denominado “oleoturismo”, cada vez con más presencia en la región. Los premios buscan elevar la calidad y hacer publicidad interna y externa sobre lo valioso y exclusivo que es el producto español.

Entre los distinguidos en años anteriores están Castillo de Canena, Oro Bailén, Nuestra Señora de los Remedios de Jimena, Melgarejo y Potosí. Este año el evento se efectuará en marzo.

En busca de más clientes

Para seguir expandiéndose fuera del continente, no sólo debe verse al aceite de oliva de España como un producto excelente, sino también más accesible. Por ejemplo, en Colombia, este alimento se percibe como lujoso y limitado a la alta sociedad, por su precio y por su imagen.

Una mayor agresividad en las campañas de los exportadores, podría cambiar esta percepción, según señalan estudios elaborados por el ICEX España Exportación e Inversiones, pues los aceites están dentro del presupuesto alimenticio de los colombianos y suponen una inversión considerable en ellos. Igual sucede con otras latitudes dentro de Latinoamérica y el Caribe.