El cultivo del vino en la Ruta de Jerez atrajo a 574.242 visitantes en 2017

La belleza de sus paisajes, la arquitectura, las actividades recreativas y la espectacularidad de sus productos lo colocan a la cabeza del enoturismo español. Se trata de la ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, que fue recorrida por 574.242 visitantes en 2017. Una cifra que le da el liderato en el sector.

Los conocedores, fanáticos y curiosos de la vinicultura prefirieron este destino ibérico que abarca nueve localidades. Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda, Puerto Real, Chiclana de la Frontera, Rota, Chipiona, Lebrija y Trebujena ofrecen una experiencia única.

En comparación con 2016, el año pasado se incrementaron las visitas en un 18%, un crecimiento considerable que sigue en alza. ¿La razón? la calidad de los vinos y la hermosura de sus bodegas.

Atractivos adicionales de la Ruta de Jerez

Quienes visitan los sembradíos de uvas y las llamadas catedrales del vino (por la majestuosidad de las bodegas), tienen otras distracciones. Jugar al golf, contemplar aves y atardeceres, participar en fiestas y tradiciones locales también es posible. Las actividades recreativas son ideales para viajar en familia, grupos de amigos o en pareja. Hay ambiente para todos.

Por ejemplo, quienes disfrutan del contacto con la naturaleza, pueden acudir al Parque Nacional de Doñana, en Guadalquivir, donde avistarán la migración de las aves. Igualmente, los paisajes y ecosistemas del parque son excepcionales. Además, en Jerez es posible montar un caballo cartujano y recorrer las campiñas. Pues, entre las ofertas turísticas está conocer la afamada Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre.

Para los amantes de la adrenalina, se encuentra la opción de las “Rutas 4×4”. El plan incluye conocer a fondo los cultivos y todo lo relacionado con los Vinos de Jerez. Los enamorados no pueden perderse el romance que invade las vendimias al anochecer. La recolección de uvas nocturna se hace durante la época estival.

Sitios emblemáticos

Lo más aclamado del recorrido sin duda son las bodegas. Las más imponentes, por su gran tamaño y riqueza arquitectónica, son la Gran Bodega de Domecq (La Mezquita), la de Williams & Humbert (la más grande de Europa) y La Concha de González Byass (su cúpula fue diseñada por Gustav Eiffel). En ellas y en otras bodegas familiares se podrá catar, degustar y maridar los productos locales.

Los vinos, vinagres y brandy de la zona poseen certificaciones y denominaciones de origen que garantizan su calidad y autenticidad. Los interesados pueden consultar las propuestas turísticas, gastronómicas y hoteleras en el portal web http://www.rutadeljerezybrandy.es/.