Agricultores temen por los resultados de la vendimia y los precios de la uva

Baja de los precios de la uva es un hecho. Agricultores temen por sus vendimias

La vendimia 2018-2019 está marcada por la incertidumbre, la falta de contratos y la tardía publicación de precios y calendarios de pago. Las tablillas colgadas en unas pocas empresas -las principales de la región- reflejan caídas de hasta un 20% en relación a la pasada campaña. Además, se repite el patrón de los últimos cuatro años: La exacta alineación de precios para gran parte de las variedades de uva y los destinos.

Viticultores advierten que más que ganancias tendrán pérdidas. La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha ha manifestado que denunciará ante la AICA (Agencia de Información y Control Alimentarios), la flagrante violación a las Leyes. La Agencia adscrita al Ministerio de Agricultura deberá velar por el cumplimiento de la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria y la Ley de Defensa de la Competencia.

En los mencionados estatutos reza la obligatoriedad de la firma de un contrato, especificando el precio y fecha de pago, antes de que se entregue el producto a la bodega. También se desdeña la imposición de precios y los abusos de dominio. Normas que a decir de los productores se han vulnerado.

Vendimia por debajo de los costes de producción

Pese a la estabilidad del mercado y la creciente demanda de la uva, por la poca existencia de vino en las bodegas, la bajada de los precios es un hecho. El pago por las variedades tempranillo y airén disminuyó un 14%, en blanco 15% y en tinto 17%, según estimaciones. Otras variedades sufren recortes mayores y alcanzan precios que para la mayoría de los agricultores de la región, quedan por debajo de los costes de producción.

La Unión de Extremadura informó que el “acuerdo implícito entre industriales” lleva al foso a los productores. De seguir a este ritmo, se calculan pérdidas de hasta 32,4 millones de euros solo en Extremadura. De allí que la Unión extiende un llamado a la inspección de las bodegas y el endurecimiento de las sanciones por el incumplimiento de las leyes. No conciben la idea de que año tras año ocurra lo mismo.

Precios dignos para los viticultores

La Unión de Uniones de Castilla-La Mancha propone al Ministerio de Agricultura asumir acciones que favorezcan a los viticultores. Han hablado inclusive de que las subvenciones que-año tras año-se entregan a las industrias “deberían financiar proyectos de las cooperativas y del pequeño tejido empresarial”. Llaman a no entregar un euro a las industrias que arruinan a los agricultores de la región, según se ha recogido en diversos medios de comunicación de la zona.

La buena producción vitícola y la poca existencia de vinos en las bodegas hacía prever una magnífica vendimia. Inclusive con precios por encima de la anterior. Sin embargo, el pago de la uva no ha premiado a los agricultores que arriman la producción al mercado, la calidad ni el valor añadido de su producto. Las anomalías en la compraventa de uvas serán expuestas ante la Agencia de Información y Control Alimentarios, en espera de medidas oportunas.