Se acaba el plazo para la recepción de solicitudes de ayudas para reconversión y reestructuración de viñedos

La Junta de Andalucía está por cerrar el plazo para la solicitud de subvenciones para la reconversión y reestructuración de viñedos. Hasta mañana 25 de abril, aquellos viticultores que pidieron previamente la aprobación de un plan de reconversión podrán presentar los debidos recaudos. El trámite se realiza directamente a través de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

De acuerdo al Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español 2014-2018, los productores pueden optar al financiamiento por tres motivos esenciales: reconversión varietal, reimplantación de viñedos y mejora de técnicas de gestión. También en aquellos casos en los que factores sanitarios o fitosanitarios obliguen al arranque y replantación del viñedo.

Andalucía cuenta con 2.817. 357 euros destinados a la actividad. Financiará hasta el 50% en planes colectivos y 42,5% en planes individuales. La contribución podría ser mayor (hasta 75%) en las regiones menos desarrolladas. Y es negada para la renovación de viñedos que han cumplido con su ciclo natural.

Objetivos del plan de apoyo de viñedos

Para optar al beneficio del Programa Nacional de Apoyo, los viticultores deben cumplir lo establecido en la Orden del 17 de febrero de 2016 y el Real Decreto 1079/2014. Asimismo, lo incluido en el Real Decreto 772/2017, del 28 de julio, que regula la producción vitícola.

Con una proyección financiera a cinco años, el Programa busca potenciar la producción vitivinícola, al igual que la competencia y la sustentabilidad en el mercado. Más la reconversión y reestructuración de viñedos no es la única medida. Desde cada Estado se está en la obligación de gestionar la promoción, destilación de subproductos y nuevas inversiones, así como la innovación y cosecha en verde.

Presupuesto

España ha destinado al Programa de Apoyo para el período 2014-2018 la cantidad de 1.194 millones de euros. Además de financiar las actividades descritas, apoya a los agricultores que desean asegurarse. Sufraga los costes administrativos y crea fondos mutuales.

El respaldo al sector vitícola se hace sentir además con el seguro de cosecha, a través del cual se salvaguarda el capital de los productores. Esto en situaciones de enfermedades, plagas y otros fenómenos. Los fondos se confieren directamente al viticultor en la figura de pago único.

El Programa Nacional de Apoyo al sector vitivinícola está contemplado igualmente en el período 2019-2023 con un monto de 420,7 millones de euros. Está cifra podría variar según las decisiones del Marco Financiero Plurianual. También las medidas a apoyar pueden sufrir variaciones, de acuerdo al equilibrio del mercado. De cara a la campaña 2018, un nuevo plazo para la solicitud de pagos de ayudas se abrirá del 3 al 14 de septiembre.